BELLAGARDE Y SANT FERRAN, MAGNÍFICA INGENIERÍA MILITAR EN EL PIRINEO ORIENTAL (y II) – por Moisés Cayetano Rosado

CASTILLO DE SANT FERRAN

Imagem1

El 4 de septiembre de 1753 se inician las obras de la fortaleza de Figueres, bajo proyecto del ingeniero y general Juan Martín Zermeño.

Cuatro mil obreros trabajaron durante trece años para levantar esta formidable maquinaria defensiva de Sant Ferran (nombre dado en honor al reinante Fernando VI). Las complejas obras del interior se prolongaron hasta finales de siglo, y aún así no fueron culminadas.

Imagem2

El conjunto tiene al exterior tres hornabeques, dos contraguardias, siete revellines y cinco galerías de contraminas. Rematan las cortinas seis baluartes y tiene en su interior noventa y tres casamatas para alojamiento y servicios de la tropa, nueve grandes edificios -extraordinariamente confortables- para mandos y oficiales, inmensa nave de doble crujía para 450 caballos (impresionante instalación; una obra incluso superior a la del Fuerte de la Concepción, de Aldea del Obispo en Salamanca, tanto desde su sólida y bella construcción hasta todos los detalles de instalación y atención higiénica a las caballerías) y ocho inmensas cisternas.

Para mantener operativo semejante recinto hacían falta cuatro mil soldados. Solo cañones, eran 230 los que se disponían en sus troneras.

No obstante, en 1794 capituló ante los franceses, y en 1809 fue ocupado por las tropas napoleónicas, lo que le ha valido epítetos poco honorables como “belle inutile”, que le dio el ejército francés.

Imagem1

En 1937, por la Guerra Civil española, acogió parte de la pinacoteca del Museo del Prado y el 1 de febrero de 1939 sus caballerizas fueron lugar de reunión de las últimas Cortes de la República, dando allí su último discurso el Presidente D. Juan Negrín.

Posteriormente, como tantas fortalezas, sería gran acuartelamiento y prisión militar. Ahora, desde 1997, está abierta al público, pudiéndose recorrer sus instalaciones y museo con audioguía, y también guía personal e incluso recorrer en 4×4 los fosos y en barca sus cisternas, cuando se forma grupo.

Imagem1

En su interesante Museo se conservan diversas maquetas de fortalezas catalanas, armamento de la Edad Moderna, así como más de 11.000 miniaturas militares. Y desde allí, las vistas hacia todos los alrededores, nos hacen ver la importancia de la plaza no solo como lugar defensivo y de concentración de efectivos sino de guarda y llave del territorio catalán.

Espero que un día, semejantes obras inigualables de precisión matemática, ingeniería militar y mérito artístico, tengan tantos visitantes como nuestras más celebradas catedrales. Bien que se lo merecen, por su grandeza, ingenio y belleza.

1 Comment

  1. Amazing blog! Is your theme custom made or did
    you download it from somewhere? A design like yours with a few simple adjustements would really make my blog jump out.
    Please let me know where you got your theme.
    Thank you

Leave a Reply