PARA EL DÍA DE MAÑANA, Por Moisés Cayetano Rosado

Imagen

Siempre me ha fascinado esa advertencia propia de la “educación bancaria”, de la educación “depositaria” -tan bien expuesta en “Pedagogía del oprimido”, de Paul Freire- en la que todo se cifra para después. Guardar para luego, prever, acumular. Sacrificarse. Almacenar. Atesorar, porque “el día de mañana” nos hará falta.

Creo que fue uno de los primeros artículos que escribí, y publiqué, siendo adolescente. Una reflexión sobre esta precaución, que vale para cualquier edad, para cualquier circunstancia, y que forma una cadena “que va a dar en la mar,/ que es el morir”, como en las Coplas de Jorge Manrique.

¿Cuándo es ese día de mañana?

“Niño, has de hacer esto, lo otro, para que el día de mañana…”

“Joven, hay que sacrificarse  porque el día de mañana….”

“Tienes una edad madura; cuida esto y aquello, porque si no el día de mañana…”

“No puedes despilfarrar (dinero, esfuerzos, recursos, medios…) siendo tan mayor, porque en cualquier momento puedes necesitar…”

Siempre hay un día de mañana. Una razón para la contención, para la previsión, para mortificarse, con tal de que el día de mañana…

“Comer ahora la espina, para luego saborear la sardina”, decía mi maestro de primeras letras cuando sudábamos sangre y lágrimas con la tabla de multiplicar y los picos más altos de los sistemas montañosos.

No he sabido todavía cuál es ese ansiado día definitivo y final, sino es el de la mar de Jorge Manrique. Pero para eso, como decía el poeta Manuel Pacheco, no hay que tener “donde caerse muerto”, porque un muerto se cae en cualquier lado y no se preocupa de lo que pueda molestar.

Sigo pensando aún en la esencia esquiva de ese día, lleno de etapas parciales en que pararse como el corredor de fondo a beber agua: tan reparadora y placentera que ha de ser disfrutada plenamente, como si fuera el objetivo alcanzado de cada “día de mañana”. ¿Será, acaso, éste el ansiado día: las pequeñas paradas de refresco? ¡Disfrútense, entonces,  y sígase sosegada, recreada, saboreada, la carrera, hasta la meta!

Leave a Reply