La fortaleza de Alcántara, en la frontera con Portugal – por Juan Francisco Rivero

 Imagem15

Los árabes retomaron el carácter militar del puente de Alcántara (Puente Kantara as Saif, el Puente de la Espada, de origen árabe) y fueron los que comenzaron la edificación de la primera muralla de Alcántara, desde que comenzó su dominación en el año 781, sin embargo no será hasta el siglo XII cuando se tenga constancia de un recinto amurallado, de grandes dimensiones, de trazado irregular, y bajaría en pendiente hasta el puente romano.

El recinto árabe consta de dos tramos, el recinto amurallado propiamente dicho, que englobaría el caserío y también la alcazaba musulmana, situada en un lugar estratégico y serviría como alojamiento para las grandes dignidades árabes. Esta alcazaba fue ocupada con el tiempo por los miembros de la Orden de Alcántara al finalizar la Reconquista de estos territorios en el año 1212 por el rey Alfonso IX, aunque actualmente no quedan restos de la alcazaba y su lugar lo ocupa el convento de las Monjas Comendadoras, la rama femenina de la Orden Militar de Alcántara, cuya característica más curiosa era que para entrar en este orden femenina había que probar la nobleza de los apellidos de las postulantes.

 Como se sabe, la Orden Militar de Alcántara, fue en principio una delegación de la Orden Militar de Calatrava, ya que en el año 1217, el rey Alfonso IX le concede estos territorio al maestre de esta orden don Martín Fernández y al estar estas tierras tan alejadas de sus territorios del centro de la meseta, se la dejan al cuidado de una pequeña orden militar portuguesa San Julián del Pereiro (San Julián del Peral), hasta que en 1218 cambia su denominación por Orden Militar de Alcántara al aposentarse en esta población, concretamente en la alcazaba

 Aún se conserva una puerta que es la más antigua del recinto amurallado, conocida por la Puerta de Enmedio o la Puerta de las Monjas. En el siglo XV, el maestre Gutierre de Sotomayor acometió unas reformas en la fortaleza, construyendo la Torre Blanca, hoy desparecida. De esta manera, la fortaleza se integra en la Mesa Maestral, levantando construcciones militares en las mismas cercanías del puente romano. De 1497 a 1504, la alcaidía percibía de la Mesa entre 40.000 y 60.000 maravedíes.

Imagem16

 Con el tiempo la Orden Militar de Alcántara levantó el Conventual de San Benito con el fin de alojar en él a los freyres –soldados que andaban desperdigados por las casas del pueblo de Alcántara y que no hacían vida monástica. Hoy la iglesia conventual más parece un castillo decorado con escudos imperiales, donde hay numerosas tumbas de los caballeros soldados y frailes al mismo tiempo

Con el tiempo, las murallas se amplían y se agrandan con un nuevo muro más ancho y poderoso, diseñado para soportar las embestidas de la artillería pesada que en el siglo XVII sembraban el terror entre los ejércitos enemigos, de ahí que se diseñaran y construyeran unas murallas con baluartes, para resistir las continuas guerras con el vecino Reino de Portugal, pues las nuevas armas arrasaban las murallas de tapial y mampostería árabes y medievales. Por eso las fortalezas extremeñas, situados junto a la frontera se tuvieron que reconstruir para adaptarse a los nuevos tipos de guerra, construyendo nuevos baluartes, reductos y revellines. Similares acciones se realizaron en otros castillos fortalezas cercanas, como las de la villa de Brozas y la de Valencia de Alcántara.

El primero de estos -el de Alcántara- es de los más completos que se conservan en nuestra región. La Guerra de la Sucesión contra Portugal marcaría la historia de Alcántara y de su muralla. En el año 1664, el Marqués de Marialba capitaneaba las tropas portuguesas, que protagonizó un gran asedio sobre esta localidad. Los defensores alcantarinos se rindieron para evitar males mayores a la población. Alcántara quedó en manos portuguesas desde 1664 hasta 1706, regresando este año a la Mesa Maestral de la orden alcantarina. El sistema defensivo alcantarino tenía varios fuertes que defendían a la propia muralla desde el exterior.

El historiador y cronista local Jacinto Arias de Quintanadueñas, cuya casa noble está cercana al templo de Santa María de Almocóvar y hoy es sede del Centro de Interpretación del Parque Nacional “Tajo Internacional” nos habla, en pleno siglo XVII, cómo se encontraba la muralla alcantarina, en el siglo XVII, conservando baluartes y reductos de la época musulmana, pero en el año 1661 comienza ampliarse la cerca debido a las constantes incursiones de los portugueses. Se extendió para cobijar a la población que en su mayoría se encontraba en los arrabales. Por desgracia, buena parte de las murallas están en ruinas y aunque pertenece al Ayuntamuiento

En el verano de 1703, el primer Rey Borbón, Felipe V, declara la guerra a Portugal por el apoyo que el reino vecino hizo a su oponente el archiduque Carlos de Austria (conocido en su bando como Carlos III de España), desde esta plaza fuerte y otra vez más los ejércitos luso-españoles se enfrentan en esta zona fronteriza. Fue una guerra larga (1701 – 1715), conocida como la Guerra de Sucesión Española. Carlos de Austria, con 20.000 soldados portugueses, 4.000 ingleses y 2.000 holandeses subió por el valle del río Tajo, ejército que fue rechazado por los 40.000 soldados del bando borbónico.

Imagem17

Actualmente hay varias garitas en las murallas que coronan los baluartes, pero no todas son de aquella época, sino que son reconstrucciones realizadas por los miembros de la Asociación Arte y Cultura de Alcántara en la década de los 80 del siglo XX. De las cuatro puertas que había en el recinto amurallado sólo queda la de la Magdalena, llamado también el Arco de la Concepción, que da entrada al recinto y es la más emblemática de Alcántara y la de las Monjas. La corona un escudo de Felipe III en cuyo centro se divisa claramente el emblema de Portugal.

Su reforma data del siglo XVII y se ampliaba también la muralla pues el caserío de Alcántara iba creciendo. El interior de la Puerta de la Concepción conserva un elemento defensivo excepcional para la época. En uno de sus laterales se abre una tronera desde la que se castigaba a los asaltantes en el caso de que consiguieran entrar.

3 comments

  1. Jose Costa

    La primera foto es de Valencia de Alcántara, no de Alcántara. Veo muchos fallos, por ejemplo la Puerta de Enmedio o la Puerta de las Monjas no es la mas antigua, es practicamente de la misma epoca que los baluartes. Se conservan otras puertas parcialmente, se mezclan puertas de la alcazaba con puertas de la fortificación abaluartada. No se, son equivocaciones equivalentes a mezclar las entradas de la Alcazaba de Badajoz con su fortaleza abaluartada, por poner un ejemplo.

    Gostar

  2. Pingback: CRONICAS DE LAS BROZAS: LA FORTALEZA DE LA VILLA DE ALCÁNTARA

  3. Lleva razón el señor José Costa. La primera foto corresponde a la fortaleza de Valencia de Alcántara, como digo en mi blog “Cronista de las Brozas”. También lleva razón de que la Puerta de Las Monjas no es la más antigua de todo el recinto amurallado de Alcántara, ya que antes del recinto abaluartado estaban las murallas árabes con sus correspondientes puertas. Muchas gracias por su interés

    Gostar

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: