FORTIFICACIONES ABALUARTADAS DE LA RAYA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD – por Moisés Cayetano Rosado

Baluartes, revellin y fosos de Ameida.

Las fortificaciones abaluartadas -amurallamientos construidos en la Edad Moderna como elementos de defensa contra las nuestras armas ofensivas, ante las que los castillos medievales ofrecían un blanco perfecto- han sido y son objeto hoy en día de atención patrimonial, como elementos de alto valor artístico y monumental.

Sus profundos fosos, los gruesos muros ocultos por contraescarpas y glacis; los revellines y fuertes exteriores; las vistosas garitas esquinadas; las aparatosas puertas de doble entrada; los baluartes pentagonales flanqueando a las cortinas de las murallas, etc. son hoy espacios de admiración por su belleza y perfección.

La UNESCO tiene clasificados como Patrimonio de la Humanidad esencialmente los siguientes:

En Colombia: Puerto, fortaleza y conjunto monumental de Cartagena (1984).

En Cuba: Ciudad Vieja de La Habana y su sistema de fortificaciones (1982) y Castillo de San Pedro de la Roca en Santiago de Cuba (1997).

En Puerto Rico: Fortaleza y sitio histórico nacional de San Juan de Puerto Rico (1983)

En Finlandia: Fortaleza de Siomenlinna (1991)

En Francia: Fortificaciones de Vauban (2008)

En México: Ciudad histórica fortificada de Campeche (1999)

En Panamá: Fortificaciones de la costa caribeña de Panamá: Portobello y San Lorenzo (1980)

Puerta, murallas y Forte da Graça, de Elvas.

En Portugal: Guarnición fronteriza y fortificaciones de la ciudad de Elvas (2012)

De estas 9 fortificaciones clasificadas, 6 están en América (antiguas colonias españolas); creadas fundamentalmente contra los ataques piratas. 3 están en Europa; levantadas como defensas en los conflictos internos europeos. A ellas habría que unir “Ibiza, biodiversidad y cultura” (1999), conjunto que contiene las murallas renacentistas abaluartadas de la Ciudad Vieja.

Solamente una corresponde a una “red de fortificaciones”: la francesa (la panameña comprende únicamente dos fortificaciones). En cualquier caso, ambas son “nacionales”: de una sola nación.

La Red de Fortificaciones Abaluartadas de la Raya Hispano-Portuguesa -de ser clasificada- sí sería una red internacional, que proporciona la “lectura” de conflictos y defensas entre naciones, durante toda la Edad Moderna, en guerras sucesivas en los siglos XVII, XVIII y XIX.

Es, por tanto, conveniente trabajar en la “Extensión” de la calificación de Elvas a toda la Raya: por la autenticidad de gran número de fortificaciones conservadas, por la integridad de buena parte de esos conjuntos en sus elementos defensivos, y por la relevancia histórica y ejemplaridad de una etapa significativa de la vida, conflictos y alianzas en el Viejo Continente en la Edad Moderna, además de sus aportaciones técnicas y artísticas al conjunto de fortificaciones abaluartadas construidas a finales de esta Edad Moderna.

    

Fosos de Valença do Minho.

    

Baluarte con cañones en Ciudad Rodrigo.

Valença do Minho (Portugal) en el norte; Almeida (Portugal), y Aldea del Obispo y Ciudad Rodrigo (España) en el centro; Marvão y Estremoz (Portugal) con Olivenza y Badajoz (España) en el centro-sur, así como Castro Marim (Portugal) en el sur, por su complejidad monumental, su consistente patrimonio abaluartado, lo avanzado de la recuperación de los elementos patrimoniales que detentan, la amplia documentación histórica y artística que les sostiene, etc. deben liderar este trabajo, que ha de extenderse luego a las demás fortificaciones rayanas, para unir su nombre al de Elvas en la consideración de “Guarniciones fronterizas y Fortificaciones Patrimonio de la Humanidad”.

    

Puerta Pilar. Badajoz.

No olvidemos, además, que la mayoría “envuelven” a fortificaciones medievales, con lo que la “lectura histórica” se extiende a más de un milenio y redunda en la exposición y desenvolvimiento de las técnicas constructivas y defensivas en su evolución espacio-temporal, acogiendo a diversas civilizaciones: moros, cristianos, ingeniería holandesa, italiana, autóctona…, en este rico territorio rayano.

    

Forte de Castro Marim

1 Comment

Leave a Reply