EXTREMEÑOS POR JORDANIA – 7 – por Moisés Cayetano Rosado

UNA ESCAPADA A JERUSALÉN Y JERICÓ

Imagem2

Muralla de Jericó

Tuvimos ocasión -y un día libre en el apretado programa- para programar otra actividad alternativa. Algunos aprovecharon para abundar en la admiración por el patrimonio arqueológico greco-romano de Jordania; otros, optamos por un viaje a Jerusalén, que dista a unos 65 kilómetros de Ammán, pero que no es frontera aconsejable, pues lo concurrido de la misma hace las demoras de los trámites interminables. Hay que ir hacia el norte, haciendo casi un centenar de kilómetros más, para entrar por la frontera de Cisjordania, menos concurrida, pero también controlada por las autoridades israelitas.

El trámite de frontera es de lo más curioso: ni autobús ni guía jordanos pueden entrar en el territorio fronterizo, quedándose en la parte jordana; en la palestina ocupada por los israelíes nos espera autobús y guía “del otro lado”: el guía que llevamos es palestino residente oficial de Jerusalén, los únicos palestinos que gozan de cierta libertad de movimiento.

Largos trámites, mucha inspección de vehículo, mochilas, pasaportes (preguntándonos a algunos incluso por el nombre de sus padres y abuelos), y profusión de armas automáticas en manos de jovencísimos judíos de uniforme y  de paisano.

Luego, vuelta hacia el sur al borde de la frontera jordano-palestina-israelí, con alambradas electrificadas dobles, asentamientos palestinos cercados por muros de hormigón y otros asentamientos -residenciales lujosos- de judíos en tierras palestinas. Muchos palmerales y cultivos de invernadero, hasta llegar a Jerusalén, tras pasar cerca (y entramos a la vuelta) de Jericó, de animado movimiento en su mercado callejero y adelantado proceso restaurador de sus míticas murallas: un “mundo palestino” ahora amurallado (aunque sin vallas físicas en esta ocasión) por las barreras políticas de Israel.

Imagem3

Vista de Jerusalén, destacando la cúpula de la Roca

Después Jerusalén: un mundo aparte. Barrios diferenciados de musulmanes, cristianos y judíos (con su voluntario ghetto de ortodoxos y ultraortodoxos, sacados como del túnel del tiempo, tal como si en Petra viéramos a los nabateos esculpiendo sus tumbas). Apenas otras matrículas de coches que los suyos, por imposición oficial expresa. Aire de religiosidad por todas partes: física y humana. Y de segregación: igualmente física y humana.

 Imagem5

Barrio judío de Jerusalén

Es curioso ver el fervor de católicos y ortodoxos en el Monte de los Olivos; delante de la tumba “vacía” de la Virgen María; ante la piedra donde lavaron a Jesucristo; en cada una de las estaciones de penitencia… Nada nos impactó más que ver el canto y rezo de fieles etíopes en su pequeña capilla del Santo Sepulcro, ataviados con sus túnicas blancas sobre los cuerpos enjutos, largos como figuras de Giacometti, de tez tan oscura y ojos tan brillantes y tan tristes…

Impresionante el Muro de las Lamentaciones: mujeres por un lado -aquí sí con las rodillas y los hombros tapados- y hombres por otro, cubierta la cabeza con la kipá -también los “guiris” debemos cubrirnos, aunque sea con una gorra estrafalaria-, si bien ofrecen kipás gratuitos a los visitantes.

Imagem1

Losa donde lavaron a Jesús. Iglesia del Santo Sepulcro.

Imagem2

Muro de las Lamentaciones

Interesante su zoco, diferenciado otra vez más por creencias religiosas. Sobrecogedoras sus murallas otomanas (1535-1538) de más de 4 kilómetros de longitud, con una altura promedio de 12 metros y 2’5 de espesor, Patrimonio de la Humanidad -junto a la ciudad vieja- desde 1981.

Imagem1

Murallas otomanas de Jerusalén

Fantásticas sus colinas, su caserío multiforme, las cúpulas y alminares salientes de las mezquitas (inigualable y majestuosa la de la Roca), torres de iglesias cristianas, conjuntos de remate semiesférico de las sinagogas, cementerios de grandes extensiones… Valles y montículos para el abrazo de lo que tantas veces es sinuoso camino de odio y de traición.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: