LOS ASCENDIENTES DE MUCHOS PASAN A SER PADRES,ABUELOS Y BISABUELOS, QUIERAN O NO, POR ENZEÑAR LIBERTAD EN LOS HIJOS – por Raúl Iturra

Hay ascendientes que dejan a los hijos libres, hay otros que entran por donde no deben y arruinan la relación de los más jóvenes. Especialmente, si se encargan de los nietos, los comestibles y dan dinero para vestir a los nietos. Entrevisté a una de las descendientes y me dijo que el futuro lo construye uno mismo. Si crecen al pié de sus padres, la relación acaba antes del tiempo esperado; si se saben independizar y definir su vocación como adultos, tienen toda la libertad del mundo para llegar a ser adulto mayor en paz tranquilidad, con una duración permanente como la de sus adultos, ya en la vejez.

No es por acaso que escogí esta pareja para hacer mi análisis etno antropológico. Se habían conocido a la edad de veinte años como estudiantes en la Universidad a la cual ambos asistían: ella, a estudiar matemática, contabilidad y lenguas, él, a estudiar ingeniería. Fue verse y la pasión cayó como el agua de la lluvia que nos sorprende sin paraguas. Él era latifundista, descendiente de vascos instalados en el sur del mundo y quería viajar para conocer el universo, el mejor camino era ser ingeniero de la Marina Mercante del país en que nació. Ella, nacida en un viejo país del continente europeo, quería tener hijos con el próximo ingeniero, tanta era su pasión. Desmedida como la de su pretendiente. Su hábito era tomar el té con torta e pasteles, en el mejor café en la ciudad donde estudiaban. Los años fueron pasando, hubo un pedido de mano hecha por los padres de él, fue aceptado y cinco años después de su amor a primera vista, casaran el 29 de Agosto de 1937.

Matrimonio eterno que resultó en bodas de plata y de oro. A las de diamante no llegaron por pocos años. Él se fue primero al cielo prometido por el obispo que lo confesaba, ella, diez años más tarde, por estar cierta de encontrar a su amado en la vida eterna. Como define el pensamiento de muchos católicos del mundo, como ellos y sus familias eran. Los dos eran personas de política: ella, monárquica, él, falangista cristiano. Educaron a sus vástagos en los mejores colegios que su economía permitía. La educación privada es cara, sabemos. Pueden estar orgullosos, todos sus descendientes son doctores, comenzando esa preparación el hogar a la orilla del océano pacífico que llamaban Laguna Verde.

Ningún hijo o nieto se perdió en la vida, gracias al ejemplo de la vida dedicada a la prole, practicada por sus padres. Los nietos y bisnietos, ángeles como ellos. Él debía casar con una prima directa, establecida la idea en la tradición euskera y no fueron a la inmensa boda organizada por el padre de la novia, proveniente de un principado del país europeo. Substituidos por la hermana mayor de la novia y su marido, la fiesta y el ritual se realizaron como manda el deber ser. He conocido a sus descendientes. Cuando tienen dudas, piensa en el ejemplo de sus padres y una lluvia pentecostal los ilumina, la herencia dejada por sus adultos.

La Antropología de la Familia lo explica todo, como lenguas de fuego que caen del cielo. Mito Mapuche y Azteca y de los europeos, implantada en el fin del mundo. Los hijos, nietos y bisnietos se alegran de pensar que están otra vez juntos. Lo crean o lo piensen. Ellos construyeron sus vidas para ser lo que hoy realizan.

4 Comments

  1. Conheci esta família de perto, muito perto. Distanciei-me para analizar.
    I met this familly ever so close, very close. I took some distance por reasons of analysis
    Concí esta familia de muy cerca. Me distancié por motivos científicos, para analisar.
    Moi, j’ai connu cette famille lá de prés, tres pré. Jái fabrique la distance pour raison analitiques

  2. Un hermoso texto que nos recuerda la solidez del vínculo de pareja cuando la relación está basada en el AMOR es decir, en la esencia misma de la vida. Qué importante parece ser, respetar los mapas familiares, practicar la lealtad consigo mismo y con la pareja, ser solidario/a, cuidar de sí mismo y del otro, ser amigos/as y compañeros. Pareciera que esas son las reglas de oro en una relación de pareja que nos llevarán , como en la historia contada por RAÚL ITURRA, a disfrutar de nietos/as, bis nietos/as.
    Nacer en una familia como esta es, créanme, una “inversión” para siempre que trasciende la vida de los involucrados.
    Un texto profundo y, a la vez, muy entretenido. ¡FELICITACIONES!

    Blanqui

  3. Não é apenas a familia hispano-chilena-lusa-britânica-neerladesa a que comenta este texto. Há os que merecem saber mais para deixar cá on seu comentário. Foi um casal santo, desde o primeiro dia em que se coinheceram na alma mater Universidade Católica de Vaparaíso, hoje Pontifícia,souberam levarse bem. Não nego que não vouvesse dimes e diretes, como todo casal que tem muita descendência, sendo um deles muito católico e da corte dos reis de Espanha, enquanto o outro, santo apenas desde o dia que começou a falecer. Eis outro exemplo dos cuidados que tiveram um para o outro. Muito médico na família, mas nenhum como a mulher do senhor da foto, que desfiara aos médicos dizendo: Dois meses de vida apenas? Estão muito enganados. Eu vou salva-lo, e o salvou por mais do que três anos. O bispo que o confesou essa derradeira vez, disse: he confessado um santo! e chorava. E santo foi para os filhos(as), netos(as) e biznetos(as). Hoje em dia descansam na paz da sua divindade, os corpos na terra, apenas com uma pedra que diz os seus nomes e um pinheiro que oferece sombra quando o sol é forte. A olhar para o mar, esse ensejo do senhor da foto. Há um ditado que diz: quem nasce chicharra (cigala), morre cantando.
    Raúl Iturra, o filho sempre esperado que demorou cnco anos em aparecer!
    lautaro@netcabo.pt

Leave a Reply