DIÁSPORA. PUEBLA DE SANABRIA Y SU LAGO, por Moisés Cayetano Rosado

Diáspora-logotipo

La presencia y “querencia” del lago quizás ha ensombrecido el reconocimiento de Puebla de Sanabria. Riadas de turistas y habitantes de las cercanías lo acometen en verano como abejas en un panal de miel. Difícil es lograr un aparcamiento cercano para el coche y tanto o más lograr un puesto para refrescarse con cerveza en sus “zonas de aprovisionamiento”. Sin embargo, si vamos fuera de temporada, no podemos pedir una caña de barril, porque -como se queja el propietario del establecimiento que encontramos abierto- se disiparía sin apenas vender un 10%; tal es la falta de clientes-.

El lago de Sanabria está situado al norte de la provincia de Zamora, a 1.000 metros sobre el nivel del mar y es el mayor lago glaciar de la península Ibérica, con 3’47 km2, ocupando la cuenca hidrográfica sobre la que se asienta 127’3 km2 y teniendo una profundidad máxima de 53 metros. Se originó en la glaciación de Würm, última Edad del Hielo de la historia de la Tierra, logrando su mayor extensión hace 26.000 años.

3.2. Lago de Sanabria

Este espacio natural y sus alrededores fueron declarados Parque Natural en  1978, con más de veinte lagunas, además del lago principal, y alrededor de 30.000 hectáreas protegidas, formando parte desde 2015 de la “Reserva de la biosfera transfronteriza”, por declaración de la UNESCO. Desde comienzos del 2011 cuenta con un catamarán eólico-solar, para recorridos didácticos, turísticos e investigación subacuática.

Al sur del lago está Puebla de Sanabria, que ya desde la carretera que nos trae desde Tras-os-Montes, o desde la autopista de Galicia a Castilla/León si vamos de este a oeste, ofrece una vista soberbia y señorial. Ver su castillo cuadrangular -de sillería de granito- a la derecha, la cortina de muralla al centro -resguardando iglesia y noble caserío- y plataforma artillera a la izquierda -sobre la empinada ladera rocosa-, resulta sobrecogedor.

El castillo -asentado en un escarpe sobre el río Tera y levantado en sillería de granito- fue mandado a construir en el siglo XV por don Rodrigo Alonso Pimentel y doña María Pacheco (IV Condes de Benavente), teniendo un doble uso inicial residencial y defensivo; pasa después a militar y municipal, hasta llegar al actual polivalente de visita turística (con entrada por la Casa del Gobernador, en el ala norte), Centro de Interpretación de las Fortificaciones (en su central Torre del Homenaje) y Casa de la Cultura en la fachada este (con sala de actividades múltiples, biblioteca pública y sala de exposiciones).

3.3. Puebla de Sanabria

Los refuerzos abaluartados de su recinto amurallado y las troneras de sus torres perimetrales se realizaron en la Edad Moderna, por su situación estratégica de paso desde el norte de España a la región portuguesa de Tras-os-Montes, como defensa artillera. Sufrió la Guerra de Restauração portuguesa (1640-1668), la de Sucesión de la Corona española (1701 -1715), en que estuvo ocupada por los portugueses hasta el Tratado de Utrecht, y la Invasión francesa de 1808-1814.

En la hermosa plaza contigua recibimos una extraordinaria lección de arte militar (a la vista del castillo), religioso (Ermita barroca de San Cayetano, con airosa espadaña, e Iglesia de Santa María del Azogue, románica, con transformaciones en los siglos XVI, XVII y XVIII) y civil (el Ayuntamiento, renacentista, con galería porticada de tres arcos de medio punto en planta baja y de cuatro en la superior, flanqueado por sendas torres con acabado piramidal).

Desde allí bajamos al admirable caserío, de nobles construcciones que alternan en fachada sillarejo y madera de guías, refuerzos, ventanas y balcones, rematándose en tejado de pizarra a “cuadros y abanicos”. Abundan las plazoletas, con tiendas y pequeños restaurantes tentadores, donde la trucha asalmonada del lago, la carne de ternera, el pulpo a la sanabresa y los omnipresentes abones de Sanabria son una incitación, que ha de rematarse con rosquillas asadas en sartén, manzanas y castañas también asadas (y estas última igualmente cocidas), regadas con vinos de la tierra y Sidra Sanabresa.

Leave a Reply