DIÁSPORA. SAN MARTÍN, MIRANDA Y MOGARRAZ, por Moisés Cayetano Rosado

Cuando bajas de la Peña de Francia, la oferta de pueblos por los que buscar el tiempo detenido es variada y, si no fuera por el tiempo limitado que uno se impone, daría para quedarse una larga temporada.

Puestos a escoger, paramos inmediatamente al este en San Martín del Castañar: piedra, ladrillo y adobe, tramados con madera, de abajo a arriba, constituyen su atractivo singular. Con sus poco más de doscientos habitantes, silencio monacal, sus calles laberínticas, rincones siempre preparados para admirar desde ellos los cruces estrechísimos, las balconadas con los tiestos de flores, se nos ofrece como un regalo para el paseo lento, admirativo.

Destaca al fondo su castillo del siglo XV, donde se encuentra el cementerio y un centro de interpretación “monumento a la biosfera”, que admira por su detallismo, profusión de medios gráficos y técnicos, derroche informativo y didáctico; al lado, una original y rústica plaza de toros queda a la espera de las fiestas. Pero antes habremos de recorrer su amplia plaza central en forma de embudo, con pilón granítico al medio y amplia galería de poyetes a su alrededor y cubierta de gruesos maderos: sus pocos habitantes y los ocasionales turistas vemos desde allí pasar el tiempo, apacible como los riachuelos de los alrededores, que invitan a pasar la siesta refrescándonos en sus aguas.

Entre plaza y castillo, la iglesia parroquial, comenzada a construir en el siglo XIII, del que conserva los muros exteriores y una puerta; de tres siglos más tarde es su bóveda de crucería o la airosa torre, con elevada espadaña, y ya del XVIII su capilla mayor y el cimborrio. ¡Las prisas son malas para levantar las iglesias!

De San Martín pasamos a Miranda del Castañar, al sureste, dejando al medio las aguas que no cesan de correr de sus arroyos, los robles, castaños y cerezos, que se asoman a la carretera, se “ofrecen” al viajero, tentadores.

Miranda tiene una fisonomía urbana similar. Estos pueblos de sierra se alargan en los valles y extienden sus ramales laterales, subiendo las laderas montuosas, donde se ubica el castillo (del siglo XII éste, reconstruido en el XIV), aunque ahora nos queda en el inicio del camino de subida, ganándole en altura su iglesia parroquial.

El municipio dobla en habitantes al anterior, pero también conoció tiempos mejores en que quintuplicó su población: fue en los años cuarenta, antes de que la emigración del “desarrollismo” diezmara la población, como no lo hicieron ni las guerras sucesivas de su historia. Miranda fue la capital administrativa de la Sierra de Francia tras la repoblación de Alfonso IX a comienzos del siglo XIII.

Como todos estos pueblos de la serranía, es de admirar especialmente su trama urbanística, el caserío armónico de piedra-ladrillo-adobe-madera, la vistosa sencillez de sus balcones tan floridos. ¡Y la comida serrana, donde se nos ofrecen estofados y asados de cochinillo, cordero, cabrito y ternera, aunque no falta quien ya experimenta con algunos toques de “cocina moderna”, que no son necesarios!

El día se puede completar en Mogarraz, que junto a los elementos serranos ya descritos del trazado y caserío presenta una particularidad muy singular: en buen número de fachadas de las casas e instituciones del pueblo hay grandes retratos de habitantes de la localidad, que el artista Florencio Maíllo pintó sobre chapa metálica de grandes dimensiones, tomando como referencia fotografías realizadas por Alejandro Martín Criado en otoño del año 1967 para el carnet de identidad de los protagonistas.

Son 388 imágenes en que se utiliza como técnica la encáustica, y que fueron montadas en 2012, tras cuatro años de trabajo. Así, este pueblo de trescientos habitantes, también duramente castigado por la emigración, revive el pasado a través de sus moradores de mediados del siglo XX, que nos miran atentamente desde las fachadas, álbum de piedra, cuaderno de viejas fotos familiares.

About moisescayetanorosado

Maestro de Primera Enseñanza. Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Eduación. Licenciado y doctor en Geografía e Historia. Investigador de migraciones humanas y relaciones transfronterizas hispano-lusas. http://moisescayetanorosado.blogspot.com/

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: