INCULCAR EL MACHISMO – por Moisés Cayetano Rosado

 

Recuerdo aquellos textos infumables de mi infancia donde los niños aprendíamos a leer, y donde estaba claro el papel que el futuro nos reservaba a los chicos y chicas de la escuela. El rudo trabajo campesino a los muchachos y “las cosas de la casa” para ellas: fregar, barrer, coser, planchar, lavar, cocinar… y ser dócil y amable con los mayores y los hombres de la casa que le irían tocando a lo largo de la vida: padres, hermanos, maridos y, si se tercia, hijos a los que ya mayores se les ha de obedecer.

¡Aquella canción del folklore extremeño!: “Eres más chica que un huevo/ y ya te quieres casar/ ¡Anda ve y dile a tu madre/ que te enseñe a remendar!/”.  Sí, la “profesión” secular de las mujeres en los países profundos del subdesarrollo: casarse. Pero antes, claro, saber bien los oficios propios “de su sexo”.

En años más tardíos, como son los setenta del siglo XX, un grupo de payasos de mucho éxito televisivo, mediático, de masas, formado por Gaby, Fofó, Miliki y Fofito (familiares ellos), triunfaba con la siguiente letra con la que pretendían enseñar a los pequeños los días de la semana:

Imagen

Lunes antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que planchar.

Así planchaba así, así,
así planchaba así, así,
así planchaba así, así,
así planchaba que yo la vi.

Martes antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que coser.

Así cosía así, así,
así cosía así, así,
así cosía así, así,
así cosía que yo la vi.

Miércoles antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que barrer.

Así barría así, así,
así barría así, así,
así barría así, así,
así barría que yo la vi.

Jueves antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que cocinar.

Así cocinaba así, así,
así cocinaba así, así,
así cocinaba así, así,
así cocinaba que yo la vi.

Viernes antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que lavar.

Así lavaba así, así,
así lavaba así, así,
así lavaba así, así,
así lavaba que yo la vi.

Sábado antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que tender.

Así tendía así, así,
así tendía así, así,
así tendía así, así,
así tendía que yo la vi

Domingo antes de almorzar,
una niña fue a jugar
pero no pudo jugar 
porque tenía que rezar.

Así rezaba así, así,
así rezaba así, así,
así rezaba así, así,
así rezaba que yo la vi.

Imagen

Merece la pena la larga transcripción, que a algunos le puede parecer increíble. Incluso Miliki, cuando alboreaba el siglo XXI, presentó una “réplica” en la que todo quedaba casi igual, pero sustituyendo “una niña” por “un marido”. Ridícula rectificación a la que se le veía el plumero del oportunismo, ante el despertar imparable del feminismo crítico.

El daño estaba hecho. Por ellos y por todos. Por esos textos horribles de nuestra “deseducación obligatoria” de la postguerra mundial y las dictaduras ibéricas; por la infame publicidad de la televisión de aquella misma época y posterior (¿y acaso no sigue siendo igual todavía?); por las canciones de los payasos y de los no payasos…

Hace pocos años, un nieto mío se inscribió en “gimnasia rítmica”. Algo que en el colegio público donde va parece que era visto como… de chicas. Y recuerdo una pequeña de su edad -sus años se podían contar con las dos manos y sobraban dedos- le dijo un día “con retintín” a la salida de clase: “¡Ay, el niño de la gimnasia rítmica!”. ¿Imaginan el lavado cerebral de la pequeña y de tantas pequeñas que piensan así y que implícitamente asumen el papel encorsetado que he ido mostrando más atrás? ¡Ah!, cuando cambió a “gimnasia atlética”, la misma chica abría los ojos con admiración.

¿Seguiremos asumiendo lo de “anda ve y dile a tu madre/ que te enseñe a remendar” por mucho tiempo más? Por lo que veo en el modelo publicitario (el más “sabio” en cuestiones sociológicas), creo que tenemos machismo para rato.

Leave a Reply